¿Cuándo optar por un regulador automático de voltaje?

31 mayo, 2024
Compartir: Correo LinkedIn

Mantener un voltaje regulado es una de las preocupaciones en los hogares e industrias. Para ello se utilizan dispositivos que cumplan con esta promesa, pero, ¿cuándo se utiliza un Regulador Automático de Voltaje (AVR) y en qué se diferencia de uno convencional?

¿Qué son los reguladores automáticos de voltaje?

Como su nombre lo indica los reguladores o estabilizadores de voltaje permiten mantener un voltaje de salida estable, a pesar de las fluctuaciones en el voltaje de entrada. De esta manera se evita que se afecte el rendimiento y la vida útil de los equipos eléctricos.  

La principal característica de los Reguladores Automáticos de Voltaje (AVR) es que incluyen un modo de control automático para monitorear y ajustar el voltaje de salida, sin intervención humana. 

Es decir, no hay que configurarlo manualmente porque están diseñados para detectar cualquier variación por encima o por debajo del rango establecido. Y con ello actúan con mayor precisión.

Además de este modo de control automático, los reguladores automáticos de voltaje se diferencian de los convencionales, porque cuentan con un transformador interno que varía según el diseño y especificaciones de cada dispositivo.

¿Cómo funcionan los reguladores automáticos de voltaje?

La línea de reguladores AVR  de Industronic, se caracteriza por regular los niveles de tensión de línea a neutro.  ¿Qué significa esto?

En el primer caso (entre líneas), el regulador mantiene un voltaje regulado  entre las fases de la red eléctrica. Es decir, la diferencia de voltaje debe ser estable y cercana al valor nominal (220 Voltios en un sistema trifásico). 

Esto se logra gracias a un monitoreo constante de la tensión entre líneas y a un ajuste automático, que protege equipos electrónicos sensibles como computadores, motores y electrodomésticos.

En el segundo caso, de línea a neutro, se compensan las fluctuaciones al mantener un voltaje regulado  entre cada fase y el neutro de la red eléctrica. Así, el voltaje de cada fase será estable y cercano al valor nominal (por ejemplo 110 V en un sistema monofásico). 

¿En qué casos se utilizan los reguladores automáticos de voltaje?

Algunas  señales de situaciones que se presentan en las industrias y que permiten pensar en implementar esta opción de un AVR son:

  • El parpadeo (flicker) de luces incandescentes tiene relación con las fluctuaciones de tensión entre líneas. 
  • Los motores que funcionan de forma irregular, errática o se sobrecalientan cuando hay problemas de fluctuaciones de voltaje de línea a neutro. 
  • Los daños a equipos y componentes sensibles debido a subidas o caídas de voltaje. 

Con este modelo los reguladores ayudan a las empresas e industrias a mantener la producción sin interrupciones del fluido eléctrico y, al ser automáticos, minimizan la gestión de esta tarea. 

De hecho, cuentan con una función para darle continuidad a la operación aún en condiciones de mantenimiento. 

Aplicaciones reguladores automáticos de voltaje

¿Cuáles son las aplicaciones de los reguladores automáticos de voltaje?

Al ser equipos precisos que no necesitan gestión manual, los reguladores automáticos de voltaje son ideales para entornos donde es clave proteger equipos electrónicos sensibles como respiradores, monitores de pacientes y máquinas para diagnóstico de imágenes. 

Por otro lado, computadores, servidores y redes también necesitan protección precisa, al igual que los sistemas de control industrial que cuentan con tarjetas y componentes clave.

Asimismo, la instalación de un AVR en áreas residenciales rurales es esencial para mantener un suministro eléctrico regulado y seguro. Las fluctuaciones de voltaje, comunes en estas regiones debido a la lejanía de las fuentes de energía y la variabilidad en el uso eléctrico, pueden dañar equipos electrónicos y electrodomésticos sensibles. 

De igual manera, es frecuente implementar un AVR para estabilizar la iluminación, las cámaras de vigilancia y alarmas en las naves industriales. Equipos esenciales para salvaguardar la integridad de las actividades en este sector.

En conclusión, contar con un AVR aporta una mayor comodidad para proteger la costosa inversión en equipos y reducir casos de mal funcionamiento de componentes.  

Son imprescindibles para tener una red eléctrica más estable y segura para los equipos conectados a ella. 

agendar asesoria

Cerrar
Whatsapp Whatsapp